Es un hecho, las bañeras están en peligro de extinción. En prácticamente todas las viviendas, las bañeras están siendo sustituidas por platos de ducha, en gran medida por la comodidad y seguridad que supone. A la vez, podemos conseguir un espacio extra para nuestro baño que seguro que no nos vendrá nada mal.

Pero… ¿Qué plato de ducha elegir? Los diferentes tipos que hay son: de resina o carga mineral, de textura pizarra, o acrílicos (apenas nadie los utiliza ya). A día de hoy, la elección por excelencia son los platos de resina o de carga mineral, aunque todo irá en función de los gustos y necesidades de cada uno. El que yo instalé en mi vivienda de la playa antes de realizar el tutorial fue un plato de resina, la decisión la tomé prácticamente por diseño, pues mirar qué monerías hay.

maxresdefault2

Cómo instalar un plato de ducha de resina

  1. En primer lugar, debemos preparar el plato para que la porosidad le permita sujetarse con mayor facilidad.
  2. En cuando al lugar de instalación, debemos preparar la base con mortero, perfectamente nivelado y seco. Si cometemos el error de instalarlo antes de que se seque la base, o la realizamos sólo de arena, el plato de ducha se terminará curvando e incluso rajando. No olvides dejar en la base el hueco para la tubería bajante.
  3. Una vez secado el mortero, debemos conectar el sifón del plato de ducha a la bajante que hemos dejado, comprobando que no sobresale sobre el nivel del cemento. Una vez empalmado, debemos comprobar que no existen fugas en la unión y que no se pierde ni una gota de agua, pues podríamos generar humedades.
  4. Ya llegados aquí, toca desembalar el plato y realizar la instalación. Sobre la base firme que hemos realizado, colocamos perimetralmente cinta impermeabilizante en los ángulos que se forman con las paredes. De esta forma garantizamos que no habrá fugas entre el plato y la pared, que daría lugar a humedades en las paredes.
  5. Cuando esté puesto, debes comprobar que esté totalmente plato y que desague bien hacia el sifón y no deja agua estancada.
  6. Tras comprobar y verificar el correcto funcionamiento, deberás proceder a sellarlo correctamente con silicona, especialmente en las juntas susceptibles de pérdidas de agua.Limpia correctamente los sobrantes para un acabado profesional.
  7. Finalmente, deberás colocar la rejilla embellecedora y poner el tornillo de seguridad y tu ducha estará preparada para su funcionamiento.

Podéis ver el proceso de instalación más detallado en Youtube, os despejará cualquier duda que tengáis.